Cómo Saber Tu Tipo de Piel

«

Si quieres saber tu tipo de piel, este artículo te interesará. Por algún tiempo he venido trayendo consejos y recetas caseras. Ya sea para preparar exfoliantes u otro tipo de productos para el cuidado de tu cutis. En algunos de ellos he dejado algún comentario o nota sobre el tipo de piel en que se deben usar.

Muchas de nosotras ya sabemos cuál es nuestro tipo de piel. Pero siempre existen algunas que se preguntan ¿cómo puedo saber mi tipo de piel? o ¿Qué tipo de piel tengo?

Seguro, al igual que otras chicas, no logras entender cuales productos debes usar. O no sabes cómo cuidar tu cutis porque no tienes idea de cuál es tu tipo de piel. Pero no te preocupes, este artículo te ayudará a saberlo.

Generalmente, el cutis suele dividirse en cinco diferentes tipos: normal, seco, grasoso, sensitivo o combinado. Cada uno tiene sus propias características así como diferentes formas de cuidarlo.

Siempre es bueno tener en cuenta que la piel de nuestro rostro va cambiando según van pasando los años. Un cutis grasoso o combinado en la juventud se puede tornar totalmente seco según vamos envejeciendo. Esto se debe a que naturalmente vamos perdiendo substancias regenerativas que nos ayudan a renovar las células de la piel.

La producción de substancias como el colágeno van disminuyendo con el pasar de los años. Por eso es recomendable saber distinguir las diferentes características de la piel para ir cambiando nuestros productos según nuestras necesidades.

A continuación te dejo las distintas características de cada tipo de piel. Así como uno que otro consejito de que producto usar.

Características de cada piel

Piel Grasa

Este tipo de piel se caracteriza por estar siempre brilloso en su totalidad. Otra caracteristica es tener poros grandes y ser propensa al acné y espinillas. Para cuidar este tipo de cutis es recomendable limpiarlo dos veces por día con un limpiador hecho con cítricos. Igualmente, se debe usar tonificadores o astringentes del mismo tipo.

Si tienes granitos, evita exprimirlos o tocarlos para que no se infecten y dejen marcas en la piel. Finalmente, cuando compres cualquier tipo de maquillaje, fíjate que en la etiqueta diga «non-comedogenic».

Saber tu tipo de piel – Seca

Este tipo de cutis se caracteriza por estar siempre escamoso, con parches rojos o secos. Tiene apariencia tirante, poros pequeños o no tan visibles y es un cutis opaco y sin brillo. Ésta es una piel donde las arrugas o líneas de expresión son mucho más fáciles de formar.

El cutis seco no se debe limpiar frecuentemente y cuando lo hagas usa productos que sean leves y suaves. Busca aquellos que digan “gentle” o “mild” en la etiqueta. El uso de exfoliantes debe ser una sola vez por semana para remover la piel muerta sin irritarla.

Usa siempre cremas hidratantes en vez de lociones. Una muy recomendada es la de Mario Badescu “Chamomile Night Cream” (crema hidratante de manzanilla).

Piel Normal

La piel normal se caracteriza por no ser ni grasosa ni seca sino que generalmente está bien balanceada. Presenta poca decoloración y no tiene gran variación en el tono de piel. Está libre de acné y siempre tiene una apariencia suave y clara.

Los poros de este tipo de piel son casi invisibles. El cuidado de este tipo de piel no es complicado. Al no tener grandes problemas puedes usar cualquier tipo de productos. Sin embargo, se recomienda usar un limpiador o astringente hecho con pepinos para mantener el cutis fresco. Una opción es el Mario Badescu Cucumber Cleansing Lotion.

Piel – Sensitiva

Este tipo de piel es bien común entre nosotras y se caracteriza por ser bien problemático. Suele tener parches con manchas, enrojecimiento, se irrita fácilmente, sufre erupciones y capilares rotos. Como si fuera poco, casi siempre viene acompañado de una sensación de picazón o ardor.

El cuidado de este tipo de cutis es bien complicado porque cualquier ingrediente lo puede irritar aun más. Generalmente, se recomienda usar productos con ingredientes que ayuden a calmar la piel como el té verde.

Lo más importante que debes tener en cuenta es usar siempre protección solar. Exfolia tu piel únicamente cuando lo necesites o una vez cada dos semanas. Evita por todos los medios productos con ingredientes abrasivos y al comprar fíjate que la etiqueta diga “for sensitive skin”.

Para este tipo de cutis, usar productos naturales es lo ideal. Así evitarás los químicos o cualquier otro ingrediente que pueda causar una irritación severa.

Piel Combinada

La piel combinada es una mezcla de grasa y sequedad en el mismo rostro. Normalmente este tipo de piel se caracteriza por ser seco en los pómulos y grasoso en la frente, nariz y barbilla. Lo que normalmente conocemos como la zona T.

Este tipo de piel es propensa a las espinillas y sus poros son visiblemente grandes. El cuidado de este cutis requiere de productos balanceados o fabricados específicamente para el. Cuando vayas a comprar dichos productos asegúrate que la etiqueta diga “for combination skin”. Una buena recomendación es usar cremas hidratantes hechas con romero (rosemary).

A continuación te dejo un artículo para que sepas cuáles son los mejores ingredientes para el cuidado de la piel, según tu tipo.

«

Esta entrada fue extraída de la siguiente página.

https://susierodena.com/como-saber-tipo-piel/

Vayan a visitarla y disfruten todo el maravilloso contenido que tiene respecto al cuidado facial y corporal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: